Esencia de vainilla

Sos como ese jugo de naranja frío que quiero tomar después de cepillarme los dientes.
Sos como la esencia de vainilla, que cuando huelo muero de ganas de probarla.
Haces, no se cómo, que mis impulsos sean más fuertes, mucho más fuertes, que mi mente.
Y mis impulsos se animan a tomar, se animan a probar.
Pero qué triste,
que después no eras eso que parecías ser.

fragmentos

Creo entonces, en lo efímeras que pueden ser las horas a veces, o los momentos. Pero también creo en la eternidad que puede haber en otros. El tiempo no lo podemos controlar, no lo podemos detener. Este minuto que paso, ya no va a volver a pasar nunca más. Y si, tal vez podemos morir mañana y nuestro tiempo acá se termina. Pero podemos percibir y sentir, de una manera única, totalmente personal. Y eso nos da infinitas posibilidades de vivir “nuestro tiempo”