La veterinaria de mi tío

Siempre supe que tengo buena memoria. De lo que no quiero acordarme, no me acuerdo.

Para lo que no soy buena es para borrar.

Por eso todos los recuerdos que nunca quiero y nunca quise acordarme, están juntos. Bien juntos guardados en un cajon (grande ) de mi mente. Es un cajón que está bien atrás, escondido y con candado. Pero de repente, cuando se me desordena todo el placard, como hoy que es domingo, ese cajón se confunde con otros cajones y se desparrama por todos lados. Es como lo que siempre quise hacer en la veterinaria de mi tío. Abrir las jaulas para que vuelen los pájaros. Los demás recuerdos no entienden nada y también empiezan a desordenarse, a volar.

Después del domingo y más si hay lluvia, la clasificación deja de existir y yo no me acuerdo por qué pensé que tenía buena memoria.

Tengo un cajón con buenos recuerdos. Cerrado con llave también, pero no porque yo quiera. O capaz si, pero otras de mis yo lo cierra.

A mi me gusta abrirlos cada tanto.

En la veterinaria, mi tío me explicaba que si soltaba a los pájaros iban a sufrir porque no estaban preparados para volar libres por ahí.

A mis buenos recuerdos les pasa algo parecido.

Mis buenos recuerdos eligen los lugares por dónde volar. También eligen cuándo. Y cómo

No les gusta estar encerrados mucho tiempo, pero la libertad exagerada les asusta.

Vuelan un rato pero después quieren volver porque no quieren escapar. Yo los entiendo, su cajón es cómodo (no como el de los recuerdos que no quieren ser recordados ). Pero no voy a mentir, me divierte sacarlos (sin que mi otra yo se de cuenta, claro) y desordenarlos por ahí. Se mezclan, sonríen, se desordenan con los otros recuerdos y una vez más entiendo que la clasificación pierde sentido.

Hoy uno quedó suelto. El sol pegando en tu espalda. El mar frente a vos. Yo de incógnita medio si medio no. vos ahí, leyendo ese libro que paseaste durante todo el verano. Hiciste ese gesto que haces cuando te reís en silencio y yo me reí fuerte. Sos tan lindo. No se si eso lo pensé o lo dije en voz alta. Pero no importa

ese recuerdo hoy fue feliz.

[PENSARTE]

No es un verbo.
Es un vértigo.
No indica una acción.
Si indica realidad en mi mente.

1. “Considerar un asunto con atención y detenimiento, especialmente para estudiarlo, comprenderlo bien, formarse una opinión sobre ello o tomar una decisión.”
2. A vos.

miradas

Todo me parece tan fugaz, efímero, transitorio, inútil.

Todo es tan falso. Todo es tan ilusorio.

Nos llenamos la boca hablando de libertades.
Y vivimos encerrándonos en cada bocado.

Será la vida un sueño una pesadilla?
De la cuál tengo que despertar ?
Quiero despertar?

Es despertar abrir los ojos? Es abrir los ojos, lo mismo que mirar?
No quiero ver sin mirarte. No quiero olvidar sin extrañarte.

(Por qué me miras así? Por qué no puedo sostenerte la mirada? Por qué siento que me penetras con esos ojos? Y por qué los siento aunque estés tan lejos?)